Dolor Miofascial y Puntos Gatillo

N0029332 Young woman having a massage

SÍNDROME DE DOLOR MIOFASCIAL Y PUNTOS GATILLO

La fascia es el tejido conjuntivo membranoso que envuelve músculos y/o conecta órganos (entre ellos), además rellena espacios y suple músculo (Fascia Lata).

El síndrome del dolor miofascial se define como una disfunción neuromuscular con tendencia a la cronicidad, pueden asociarse a este dolor los puntos gatillo. El Síndrome de Dolor Miofascial (SDM) es un cuadro clínico frecuente que puede afectar a cualquier músculo, pero tiene predilección por los que se encuentran en cuello y cintura escapular.

Se sabe que cualquier inflamación, traumatismo agudo, traumatismo de repetición, exposición al frío y otros factores estresantes musculares pueden desencadenar mecanismos patogénicos, los cuales dan orígen a que la fascia, el músculo que contiene y en ocasines otros tejidops conjuntivos flexibles y elásticos vecinos, pierdan su elasticidad. Con ello la fascia y el músculo se acortan y duelen, generando en una zona del mismo una banda tensa en cuyo interior alberga un punto hiperirritable, Punto Gatillo.

Si la tensión inicial, generadora del acortamiento, el dolor y el espasmo, no se trata, y no se liberan (liberación miofascial) la fascia y los músculos portadores del Punto Gatillo (PG) activo, el cuadro se cronifica y el dolor referido es más insoportable, dando lugar a otros PG secundarios y satélites, que cada vez complican más el cuadro. Por otra parte, como consecuencia de la cronificación, el músculo se acorta más, se hace menos elástico, está más limitado y débil, duele más, generando una gran tensión local y regional.

El síndrome de dolor miofascial se define como un trastorno doloroso regional, que afecta a músculos y fascias.

Por definición, un punto gatillo (PG) es una zona minúscula (con un diámetro entre 0,5 y 1 cm altamente irritable localizada en el interior de un músculo, que se presenta rígido a la palpación y que produce dolor, limitación en la amplitud del estiramiento y debilidad sin atrofia ni déficit neurológico. En ocasiones puede dar lugar a fenómenos autónomos (vegetativos) y distorsión de la sensibilidad propioceptiva. El PG es el generador del dolor.

La causa por la cual se forma un PG en un momento determinado y en un músculo determinado, todavía se desconoce a pesar de las muchas hipótesis emitidas. No obstante se han encontrado múltiples factores patogénicos desencadenantes, predisponentes o favorecedores de los PG que fundamentalmente son:

1. Perturbaciones del sueño.

2. El estrés general.

3. El estrés muscular por exceso de ejercicio físico, deportivo o profesional, de los músculos implicados.

4. Micro traumatismos de repretición. Son pequeños traumatismos, de muy baja intensidad, que de manera aislada no ocasionan daño, pero que al repetirse constantemente pueden dar lugar al síndrome de dolor miofascial.

5. Traumatismos agudos musculo-esqueléticos que afecten a músculos, tendones, ligamentos o bursas (Ej. “latigazo cervical”).

6. Enfriamiento brusco del cuerpo o de zonas corporales parciales (permanecer frente a un ventilador o aire acondicionado).

7. Agotamiento o fatiga generalizada, por ejemplo en el Síndrome de Fatiga Crónica.

8. Patología vertebral y discopatías (Alteraciones degenerativas).

9. Inflamaciones articulares.

10. Lesiones de una raíz nerviosa.

11. Nactividad parcial de un segmento corporal (collarín cervical).

12. Deficiencias nutritivas.

13. Obesidad.

14. Enfermedades endocrinas: cambios hormonales, menopausia.

15. Trastornos emocionales: estados depresivos y ansiosos.

16. Malos hábitos posturales durante el trabajo, descanso y sueño, y ciertas actividades como andar en bicicleta y motocicleta con el cuello en posición forzada.

TRATAMIENTO:

El objetivo principal del tratamiento del Síndrome de Dolor Miofascial consiste en la “Liberación Mifascial”, con la que pretendemos conseguir:

1. Recuperar la elasticidad de las fascias.

2. Restaurar la longitud normal del músculo.

3. Eliminar el dolor muscular.

4. Restaurar el movimiento y la actividad miofascial normal.

5. Evitar que un cuadro agudo y la actividad miofascial normal.

6. Mejorar la relajación.

7. Mejorar el control del movimiento.

8. Hacer más profundos y eficaces los estiramientos.

9. Sentir los músculos más flojos, elásticos y suaves.

Varices, qué son y qué podemos hacer? Breve consejo!

cropped-IMG_0355.jpg
Si sospechas que tienes varices,

antes de hacerte un masaje, consulta a tu médico!

Las venas dilatadas forman un relieve sobre la piel ofreciendo una forma retorcida de color azulado o morado. Suponen una acumulación  de sangre al dejar de funcionar correctamente la vena impidiendo el retorno sanguíneo (mala circulación y poco retorno d ella sangre al corazón). El masaje está contraindicado en caso de varices y como mucho, si se hace masaje éste deberá ser muy poco invasivo, aplicando sólo suaves roces. Los ejercicios pueden mejorar o ayudar a que las varices no se agraven. Otra solución médica es la intervención quirúrgica ambulatoria. Se aconseja siempre consultar al médico en caso sobre la recomendación o no del masaje.

Quins massatges et pots fer? – ¿Qué masajes puedes hacerte?

3

Bàsicament els massatges es poden classificar segons les tècniques, els objectius i els efectes que proporcionen a la salut física i psiquica, bàsicament són els següents:

Básicamente los masajes se pueden clasificar según las técnicas, los objetivos y los efectos que proporcionan a la salud física y psíquica, básicamente son los siguientes:

Masaje Relajante muscular – antiestres: Masaje cuyo objetivo es una profunda relajación física y mental. Indicado para personas con estrés, ansiedad, dolores de cabeza, problemas de sueño, etc. También

Masaje Terapéutico: Este masaje es básicamente de tipo preventivo, ayuda a prevenir lesiones y problemas musculares, como los dolores, problemas de cuello y hombros, de espalda o de extremidades. Descontractura y activa la circulación.

Masaje Deportivo: Es el masaje para el deportiva, concebido principalmente como preventivo pero también como preparatorio de la musculatura y recuperador de la misma en ciertas lesiones menores, también mejora el tono muscular, la flexibilidad y las zonas contracturadas o sobrecargadas. El masaje deportivo se adapta al momento anterior, durante, o posterior al entreno y la competición.

Masaje terapéutico específico: Masaje donde se aplican técnicas de masaje miofascial o técnicas de puntos gatillo o movilizaciones y estiramientos para mejorar contracturas, mejorar el movimiento y la flexibilidad.